Make your own free website on Tripod.com

EL CULTIVO DE LA AVENA

Nombre común de las semillas o granos de cierto género de plantas y de las propias plantas.

El género contiene unas 25 especies distribuidas por las regiones templadas frías de todo el mundo. Varias se cultivan por el grano, que se usa como forraje para caballos y ganado vacuno y como cereal para consumo humano. La planta verde sirve a menudo para elaborar henos y ensilados y como pasto, y la paja constituye una excelente cama para el ganado. La avena es también valiosa en las prácticas de rotación de cultivos en suelos agrícolas y ganaderos. La avena acostumbra a sembrarse al principio de la primavera, para cosecharla a mediados o finales del verano. En la zona meridional de Europa y América del Norte se siembra a veces en otoño. La especie más cultivada es la avena o avena común. La avena silvestre es una mala hierba frecuente, a veces difícil de erradicar, que crece en Europa, Asia y América del Norte. Se cree que las variedades cultivadas proceden de la avena silvestre, que sembraban hace unos 4.500 años los campesinos de Europa y Oriente Próximo. El grano de avena que se cosecha está formado por la semilla, muy fácil de digerir, y el cascabillo o envoltura, que es indigerible. En comparación con otros granos, la avena integral (con el cascabillo) es rica en: proteínas (12%), grasas (5%), fibra (12 a 14%) e hidratos de carbono (64%). Se están desarrollando nuevas variedades más ricas en proteínas y energía y más resistentes a la roya, las enfermedades víricas y el ataque de los insectos. Los cereales (copos) y gachas elaborados con avena tostada son ricos en proteínas y constituyen fuentes excepcionales de tiamina o vitamina B1. En años recientes se ha difundido mucho su uso en forma de cereales de desayuno, y forma parte de numerosos alimentos preparados. La harina de avena contiene antioxidantes que evitan el enranciamiento de productos alimenticios grasos; por ello se incorpora a productos como la manteca de maní, la margarina, el chocolate y las harinas de bollería, y se aplica como conservante a la cara interna de las bolsas de papel usadas para envasar frutos secos, café y patatas (papas) fritas. La harina de avena se usa también como estabilizante de grasas en helados y otros productos lácteos. El producto industrial más importante de la avena es el furfural, que se obtiene a partir del cascabillo y se usa como disolvente en varios procesos de refino.

1. ORIGEN

2. IMPORTANCIA ECONÓMICA Y      DISTRIBUCIÓN GEOGRÁFICA

3. MORFOLOGÍA Y TAXONOMÍA

4. REQUERIMIENTOS EDAFOCLIMÁTICOS

5. PARTICULARIDADES DEL CULTIVO

5.1. PREPARACIÓN DEL TERRENO

5.2. SIEMBRA

5.3. ABONADO

6. VARIEDADES

7. MEJORA GENÉTICA

8. APLICACIONES

9. VALOR NUTRICIONAL

10. PLAGAS

11. ENFERMEDADES

1. ORIGEN.

Las avenas cultivadas tienen su origen en Asia Central, la historia de su cultivo es más bien desconocida, aunque parece confirmarse que este cereal no llegó a tener importancia en épocas tan tempranas como el trigo o la cebada, ya que antes de ser cultivada la avena fue una mala hierba de estos cereales. Los primeros restos arqueológicos se hallaron en Egipto, y se supone que eran semillas de malas hierbas, ya que no existen evidencias de que la avena fuese cultivada por los antiguos egipcios. Los restos más antiguos encontrados de cultivos de avena se localizan en Europa Central, y están datadas de la Edad del Bronce.

2. IMPORTANCIA ECONÓMICA Y DISTRIBUCIÓN GEOGRÁFICA.

En la producción mundial de cereales la avena ocupa el quinto lugar, siendo el cereal de invierno de mayor importancia en los climas fríos del hemisferio norte.

 

 

Principales países productores de avena

Producción año 2001 (en millones de toneladas)

Federación de Rusia

6.135.000

Canadá

2.838.300

Estados Unidos

1.918.150

Finlandia

1.400.000

Australia

1.300.000

Alemania

1.131.000

China

1.050.000

Suecia

990.000

Ucrania

935.000

España

749.700

Reino Unido

680.000

Argentina

642.360

Rumania

520.000

Francia

462.000

Chile

344.527

Brasil

317.342

Kazajstán

253.500

Turquía

250.000

República Checa

150.000

Suiza

117.000

Irlanda

128.000

México

90.000

3.IR A MORFOLOGÍA Y TAXONOMÍA.

La avena es una planta herbácea anual, perteneciente a la familia de las gramíneas, es una planta autógama y el grado de alogamia rara vez excede el 0.5%.

La mayoría de las avenas cultivadas son hexaploides, siendo la especie Avena sativa la más cultivada, seguida de Avena byzantina. También se cultiva la especie Avena nuda, conocida como avena de grano desnudo, al desprenderse las glumillas en la trilla. Las características botánicas del grupo de avenas hexaploides son principalmente: la articulación de la primera y segunda flor de la espiguilla, el carácter desnudo o vestido del grano y la morfología de las aristas.

-Raíces: posee un sistema radicular potente, con raíces más abundantes y profundas que las de los demás cereales.

-Tallos: los tallos son gruesos y rectos, pero con poca resistencia al vuelco; tiene, en cambio, un buen valor forrajero. La longitud de éstos puede variar de medio metro hasta metro y medio. Están formados por varios entrenudos que terminan en gruesos nudos.

-Hojas: las hojas son planas y alargadas. En la unión del limbo y el tallo tienen una lígula, pero no existen estipulas. La lígula tiene forma oval y color blanquecino; su borde libre es dentado. El limbo de la hoja es estrecho y largo, de color verde más o menos oscuro; es áspero al tacto y en la base lleva numerosos pelos. Los nervios de la hoja son paralelos y bastante marcados.

-Flores: la inflorescencia es en panícula. Es un racimo de espiguillas de dos o tres flores, situadas sobre largos pedúnculos. La dehiscencia de las anteras se produce al tiempo de abrirse las flores. Sin embargo, existe cierta proporción de flores que abren sus glumas y glumillas antes de la maduración de estambres y pistilos, como consecuencia se producen degeneraciones de las variedades seleccionadas.

-Fruto: El fruto es en cariópside, con las glumillas adheridas.

4. REQUERIMIENTOS EDAFOCLIMÁTICOS.

Es considerada una planta de estación fría, localizándose las mayores áreas de producción en los climas templados más fríos, aunque posee una resistencia al frío menor que la cebada y el trigo. Es una planta muy sensible a las altas temperaturas sobre todo durante la floración y la formación del grano.

La avena es muy exigente en agua por tener un coeficiente de transpiración elevado, superior incluso a la cebada, aunque le puede perjudicar un exceso de humedad.

Las necesidades hídricas de la avena son las más elevadas de todos los cereales de invierno, por ello se adapta mejor a a los climas frescos y húmedos, de las zonas nórdicas y marítimas. Así, la avena exige primaveras muy abundantes de agua, y cuando estas condiciones climatológicas se dan, se obtienen buenas producciones. Es muy sensible a la sequía, especialmente en el periodo de formación del grano.

Es una planta rústica, poco exigente en suelo, pues se adapta a terrenos muy diversos. Prefiere los suelos profundos y arcillo-arenosos, ricos en cal pero sin exceso y que retengan humedad, pero sin que quede el agua estancada. La avena está más adaptada que los demás cereales a los suelos ácidos, cuyo pH esté comprendido entre 5 y 7, por tanto suele sembrarse en tierras recién roturadas ricas en materias orgánicas.

5. PARTICULARIDADES DEL CULTIVO.

5.1. PREPARACIÓN DEL TERRENO.

Es frecuente que la avena sea un cultivo muy poco cuidado, tanto en labores preparatorias como en abonado. Sin embargo, si se abonara y preparara el terreno con más esmero, la avena sería capaz de producciones relativamente altas, sobre todo en los años de primaveras lluviosas.

Si la avena sigue al trigo o a una leguminosa para grano, cercana la época de siembra, se da una bina cruzada, gradeando si se va a sembrar de forma mecanizada. Si le ha precedido una planta de escarda, únicamente será necesario un sólo pase; cuando se siembra después de una leguminosa forrajera hay que romper la superficie del terreno con una labor ligera.

5.2. SIEMBRA.

Se trata de una planta poco resistente al frío, por tanto en muchas zonas se suele sembrar en primavera (desde el mes de enero en las tierras de secano hasta el mes de marzo en las tierras de regadío), excepto en zonas con clima cálido que se suele sembrar en otoño.

La cantidad de semilla empleada suele ser muy variable. Consideramos una dosis corriente de 100 a 150 Kg./ha.

La densidad de siembra óptima en avena de invierno es de 250 plantas /ha.

En siembras de primavera la densidad es de 300-350 plantas/m2.

En la siembra a voleo conviene dar dos pases cruzados para que la semilla quede mejor distribuida, ya que al tratarse de una semilla muy ligera, es difícil repartirla con regularidad.

En terrenos compactos y algo secos se aconseja la siembra en surcos, pues es más fácil mantener el terreno libre de malas hierbas, siendo la separación entre surcos de 20 cm.

En tierras pobres puede sembrarse como cabeza de alternativa, pues la avena de invierno se siembra antes que el trigo.

En terrenos de más fertilidad es corriente que vaya detrás de trigo o cebada, dado que es una planta menos exigente que estas dos. Cuando va en cabeza de alternativa, ocupa un lugar detrás de barbecho blanco o semillado.

5.3. ABONADO

Debido a que el sistema radicular de la avena es más profundo y desarrollado que el del trigo y la cebada, le permite aprovechar mejor los nutrientes del suelo, por tanto requiere menos aportes de fertilizantes.

La avena responde muy bien al abonado nitrogenado, aunque es sensible al encamado cuando se aplica a altas dosis.

La extracción media de avena por hectárea y tonelada es de 27,5 Kg. de N, 12,5 Kg. de P2O5 y 30 Kg. de K2O. Para una producción de 3.000 Kg. por hectárea habría que pensar en un abonado de unas 100 unidades de N, 50 unidades de P2O5 y 90 unidades de K2O.

 Estas cantidades responden más o menos a un abonado de restitución. En caso de conocerse el análisis del terreno se podrán modificar estas cantidades de acuerdo con la riqueza en el suelo de los tres elementos principales. Lo mismo habría que decir para el caso de que se hubiera estercolado el terreno en años anteriores.

En terrenos pobres en cal, ligeras, con humedad suficiente, la cianamida cálcica es el abono nitrogenado más apropiado. En cambio en suelos fuertes es preferible abonarlos con nitrato, y en terrenos con exceso de cal se recomiendan las sales amónicas. La distribución del abonado se puede realizar en la siembra o durante la fase de crecimiento vegetativo, según el cultivo precedente y la resistencia al encamado de la variedad utilizada.

Si la planta se destina para forraje en verde debe intensificarse la cantidad de nitrógeno que se aporta para conseguir una abundante vegetación. En cambio, si se destina para grano, el exceso de nitrógeno alarga el ciclo vegetativo de la planta, lo cual no suele ser conveniente, pues se corre el riesgo de que se asure el grano.

6. VARIEDADES

Los criterios a seguir en la elección de variedades son: color y calidad del grano, productividad, resistencia al encamado, enfermedades y frío.

La temperatura es el principal factor ambiental que determina el tipo de variedad. Las avenas de invierno predominan en las zonas con inviernos suaves y las avenas de primavera, con madurez temprana, se cultivan al norte del área de las avenas de invierno. Las variedades de media estación, de madurez tardía, se siembran en las zonas más frías de las regiones templadas.

*Características de algunas variedades:

- Previsión: es una variedad obtenida por selección de una variedad Argentina. Es bastante precoz y con buena resistencia a la sequía. Tiene buena productividad, siendo el grano de color rojo.

- Blanca nieves: es variedad de avena blanca de invierno, obtenida en el INIA de Francia, siendo muy clásica en Europa. Es bastante precoz. Es sensible al frío, resistente al encamado y con producción bastante regular y alta. Es sensible a roya y resistente al carbón. El grano es de color blanco y con un alto peso específico.

- Cóndor: avena de primavera. Fue obtenida en Holanda y es adecuada para siembras de primavera en tierras fértiles. Resiste el encamado, aunque es sensible al frío y muy sensible a la roya amarilla. El grano es de color blanco.

- Moyencourt: Avena de primavera, con grano de color negro y elevado peso específico; fue obtenida en Francia, siendo bastante precoz. Es poco resistente al frío y sensible a roya. Es también sensible al desgrane. Su tallo es de longitud media.

7. MEJORA GENÉTICA.

Los programas de mejora genética se basan en la selección de las características agronómicas: rendimiento (número de panículas/m2, número de semillas/panícula y peso del grano), resistencia a enfermedades, precocidad, calidad del grano y resistencia al encamado.

Los estudios han demostrado en cuanto a la mejora en el rendimiento, que el incremento vegetativo más intenso (seleccionando las variedades con mayor índice de superficie foliar y mayor duración de la superficie foliar) aumenta la producción de biomasa en vez de alargar la duración del periodo de crecimiento.

Además de lo anterior, los programas de mejora también desarrollan la hibridación, para crear poblaciones de avena con genotipos que permitan la obtención de nuevas variedades. Actualmente no existen híbridos de avena, pues se desconoce la androesterilidad citoplasmática y el cultivo de anteras.

8. APLICACIONES.

El grano de avena se emplea principalmente en la alimentación del ganado, aunque también es utilizada como planta forrajera, en pastoreo, heno o ensilado, sola o con leguminosas forrajeras. La paja de avena está considerada como muy buena para el ganado.

El grano de avena es un magnífico pienso para el ganado equino y mular, así como para el vacuno y el ovino. Es buena para animales de trabajo y reproductores por su alto contenido en vitamina E.

En menor escala la avena se emplea como alimento para consumo humano, en productos dietéticos, triturada o molida y para preparar diversos platos. También se mezcla con harina de otros cereales en la fabricación de pan, así como en la fabricación de alcohol y bebidas.

9. VALOR NUTRICIONAL.

El valor nutricional del grano de avena es superior al de otros cereales, al ser la avena más rica en aminoácidos esenciales, especialmente en lisina. El contenido en proteínas digestibles del grano de avena es mayor que en maíz y también tiene una mayor riqueza en materia grasa que la cebada y el trigo.

En la siguiente tabla se muestra la composición del grano de avena:

 

 

Composición del grano de avena en 100 g de sustancia

VALOR

Hidratos de carbono

58.2

Agua

13.3

Celulosa

10.3

Proteínas

10.0

Materia grasa

4.8

Materias minerales

3.1

A continuación se muestra la composición de la avena verde durante la época de floración:

 

 

Composición de la avena verde en 100 g de sustancia

VALOR

Agua

77

Materia no nitrogenada

10

Celulosa

8

Materias minerales

2.5

Proteínas

1.9

Materia grasa

0.6

En la siguiente tabla se muestra la composición de la paja de avena:

 

 

Composición de la paja de avena en 100 g de sustancia

       VALOR

Celulosa

41.2

Materia no nitrogenada

35.6

Agua

14.3

Materias minerales

4.4

Proteínas

2.5

Materia grasa

2

10. PLAGAS.

-Tarsonemus apirifex, se trata de un ácaro, que durante el espigado, endurece la vaina con sus picaduras e impide la salida de la panícula.

Pasadas las semanas el raquis sale enteramente retorcido y las flores quedan estériles. Se controla con una buena preparación del terreno y un abonado adecuado. En Canadá es una de las plagas más importantes.

-Gorgojos (Tychius sp.), la avena sufre en el granero los ataques de gorgojos, aunque son bastante menos intensos que en la alfalfa.

11. ENFERMEDADES.

-El carbón vestido (Ustilago levis), del que diremos que se comporta de un modo parecido al tizón del trigo (T. caries). El carbón vestido , no se manifiesta al exterior, pues el aspecto de la planta es normal, pero el interior del grano está completamente lleno de polvo negruzco. Control: desinfectar las semillas con productos mercuriales.

-El carbón desnudo (Ustilago avenae), destruye toda la panícula, dejando sólo el eje central. Esta enfermedad no suele revestir importancia.

-la roya anaranjada (Puccina coronifera), es específica de la avena . Las uredosporas son de un color anaranjado vivo. Las pústulas son a veces pequeñas y otras alcanzan casi el tamaño de un centímetro. Puede causar daños importantes. Para combatirla se emplea Diclobutrazol 3% + Mancozeb 40%, presentado como suspensión concentrada a una dosis de 1-5 l/ha con 21 días de plazo de seguridad. También se puede emplear Triadimefon 25%, presentado como concentrado emulsionable a una dosis de 0.50-1 l/ha con 15 días de plazo de seguridad.

-Oidio (Erysiphe graminis), la planta atacada tiene un aspecto semejante a la del trigo afectada por la misma enfermedad. Presenta unas manchas grises sobre las hojas, vainas y tallos, y también sobre las espiguillas, en las que después se ven pequeños puntos negros. Control: emplear variedades resistentes, no sembrar demasiado espeso y disminuir el abonado nitrogenado.

-También es sensible a la roya negra, fusariosis, pie negro, nemátodos (Heterodera avenae) y septoriosis. En cuanto al tratamiento de todas estas enfermedades destacan los siguientes productos: Ciproconazol, Diniconazol, Etirimol, Pirazofos y Triadimenol entre otros.

12. FONOLOGÍA

Ciclo: Otoño invierno

Características del suelo

Los requerimientos de suelo en el cultivo de la avena son menos específicos que para el trigo y la cebada, por que la avena se desarrolla bien en diferentes tipos de suelo y alcanza su máxima productividad en suelos de tipo limoso- aluvial.

Características de la siembra

La avena se siembra en seco, con una sembradora de precisión, esto es, que el sistema de resiembra de la avena puede ser tanto en línea como al voleo. El primero es el más recomendable cuando se trata de aprovechar el grano. Es importante la uniformidad en la profundidad de la siembra ya que la semilla que es sembrada a diferente profundidad madura en forma dispareja, y es por esto que se recomienda el uso de una sembradora de precisión.

A la iniciación del cultivo se requiere buen suministro de agua. La cantidad de semilla empleada suele ser muy variable. Consideramos una dosis corriente de 100 a 150 Kg./ha. En la siembra a voleo conviene dar dos pases cruzados para que la semilla quede mejor distribuida, ya que al tratarse de una semilla muy ligera, es difícil repartirla con regularidad. En terrenos compactos y algo secos se aconseja la siembra en surcos, pues es más fácil mantener el terreno libre de malas hierbas, siendo la separación entre surcos de 20 cm.

Fechas de siembra

Mediados de noviembre. En climas templados es preferible hacer el cultivo durante el invierno y conviene retrasar la fecha de siembra de modo que las heladas tardías no sorprendan al cultivo en su plena floración, que es el estado crítico de la planta.

Calendario de desarrollo

Los días a germinación pueden ser de 10 a 13 días. Crecimiento vegetativo De 67 a 78 días, todo de pende de la variedad que se esté utilizando y a las condiciones climáticas que se presenten en la región. Dependiendo de la variedad los días a cosecha varían, se encuentran en rangos de 110 a 110 días manejo de agua en condiciones donde sea factible regar, se puede dar riego de siembra, un segundo riego al amacollamiento, un tercer riego al encañe un cuarto riego al espigamiento y por último un quinto riego al llenado de grano.

El INIA bajo condiciones de riego, recomienda dar 6 riegos ligeros con los siguientes intervalos: a los 40, 30, 25, 20 15 y 12 días. Bajo condiciones de medio riego sugiere dar 2, el primero a la siembra y el segundo 45 días después.

Fertilización inorgánica

La distribución del abonado se puede realizar en la siembra o durante la fase de crecimiento vegetativo, según el cultivo precedente y la resistencia al encamado de la variedad utilizada. Debido a que el sistema radicular de la avena es más profundo y desarrollado que el del trigo y la cebada, le permite aprovechar mejor los nutrientes del suelo, por tanto requiere menos aportes de fertilizantes. La avena responde muy bien al abonado nitrogenado, aunque es sensible al encamado cuando se aplica a altas dosis.

La extracción media de avena por hectárea y tonelada es de 27,5 Kg. de N, 12,5 Kg. de P2O5 y 30 Kg. de K2O. Desde el punto de vista técnico, lo más importante es determinar la dosis óptima de fertilizante para la variedad superior de la localidad (de grano o forraje). Para la zona de Apodaca N.L, por ejemplo, se encontró que la mejor respuesta a dósis de nitrógeno se obtuvo al aplicar entre 80 y 120 Kg./ha y que en dosis de 140 o más se intensifica el acame y la incidencia al ataque de chahuixtle.

 La dosis recomendada por el INIA en los valles altos de la meseta central es de 60-40-0, aunque está comprobado que el potasio es utilizado a todo lo largo del proceso de la planta, por lo que sería necesario aplicar una dosis de potasio a la siembra, debido a su poca movilidad, la deficiencia de fósforo produce en las avenas una maduración más tardía y los rendimientos obtenidos son más bajos.

 La deficiencia de nitrógeno induce a una prematura y deficiente fructificación y floración, debido a que durante el estado clorótico de la planta ésta sufre la inhibición de su capacidad e asimilación y formación de carbohidratos.

En terrenos pobres en cal, ligeras, con humedad suficiente, la cianamida cálcica es el abono nitrogenado más apropiado.

En cambio en suelos fuertes es preferible abonarlos con nitrato, y en terrenos con exceso de cal se recomiendan las sales amónicas.

Si la planta se destina para forraje en verde debe intensificarse la cantidad de nitrógeno que se aporta para conseguir una abundante vegetación. En cambio, si se destina para grano, el exceso de nitrógeno alarga el ciclo vegetativo de la planta, lo cual no suele ser conveniente, pues se corre el riesgo que se asure el grano.

BIBLIOGRAFÍA

www.qro.itesm.mx/agronomia2/extensivos/ CAvenaGeneralidades.html

www.infoagro.com/herbaceos/cereales/avena.asp